Sigueme por email cuando actualizo

martes, 17 de mayo de 2011

єℓ ρσ∂єя ∂є υи ѕσияιѕα

¿alguna vez nos paramos a pensar en el poder que tiene una sonrisa ?
Yo creo que es de las pocas en la vida que se puede regalar sin esperar recibir nada a cambio pero recibiendo mucho. !Quien se negaria a devolver una¡
quien no ha intentado dibujar una sonrisa en el rostro de Un amigO,  cuando descubrio tristeza en sus Ojos.
QuieN no ha hecho monerIas aun niño , para conseguir Una dulce carcajada.

eL recibIr una sonrisa Nos hace sentir bieN,
perO sobretOdO y lo mas ImportanTe
es cOntagIosa y coN cada Una que regales sieMpre te sera devUeLta Otra.
Intenta tOdOs Los dias hacer una cadeNa de sOnrIsas,
PorqUe recUerda qUe sIempre Mi sOnrIsa, es tU sOnrisa.

MoraLeJa.
cIncO miNutOs de rIsa da eL misMo placer qUe comer Un KiLo de choLate,
cOn la veNtaJa de No engOrdar Ni Un graMOo.

asi qUe sOnrIe Mucho , sIeMpre!

exIste Un cUeNto de Pedro Pablo Sacristán
que Me encaNta sObre eL tema, aHi Lo deJo esPerO aPreNdaIs de eL tantO cOmO yo.


La señorita Elisa aquel día había propuesto un nuevo reto a sus alumnos: la alegría, y lo había hecho en plan desafío de récord. Les había nombrado "recaudadores" de alegría, para ver qué se les ocurría con tal de provocar la alegría de los que les rodeaban. Y aunque todos hicieron cosas realmente encantadoras, aquella vez Carla Simpatías dejó a todos con la boca abierta.
Algunos días después del encargo de la señorita Elisa, Carla apareció cargando un gran saco.
- Aquí traigo toda la alegría que he recaudado en estos días -dijo sonriente.
Todos estaban expectantes, pero la niña no quiso mostrar el contenido del saco. En vez de eso, sacó una pequeña caja, tomó una cámara de fotos instantánea, y le entregó la caja a la maestra.
- Ábrala, señorita Elisa.

La profesora abrió la caja despacio y miró en su interior, y una gran sonrisa se dibujó en su rostro; en ese momento, Carla le hizo una fotografía. Luego le entregó la foto y un papel.
La maestra leyó el papel en silencio, y cuando terminó, señaló con gesto de sorpresa el gran saco.

- Así que eso es...
- ¡Sí! -interrumpió la niña, deshaciendo el nudo que cerraba el saco- ¡un gran montón de sonrisas!

Y del saco cayeron cientos de fotos, todas ellas de variadas y bellas sonrisas.
El resto de la clase lo dedicaron a explicar cómo a Carla se le había ocurrido iniciar una cadena para alegrar un poquito a las personas: en la caja sólo había una foto con una gran sonrisa, y todos, al abrirla, sentían la alegría que transmitía y respondían a su vez con una sonrisa, casi sin querer. Carla les sacaba una foto con su propia sonrisa, y les entregaba un papelito donde les pedía que hicieran lo mismo con otras personas, y le enviaran una copia de las fotografías a la dirección de su casa.
Y durante aquellos días y meses, el buzón de Carla no dejó de llenarse de las fotos de las sonrisas de tanta gente agradecida, ayudando a todos a comprender que el simple hecho de sonreir ya es un regalo para todo
el mundo.

Autor.. Pedro Pablo Sacristán

2 comentarios:

  1. Holaaaaaa!!!!!! Pero qué maravilloso mensaje :) con lo que me gusta sonreír!! Y lo que creo en el poder de las sonrisas!! Me encanta tu espacio, alegre y positivo :)) Muchas gracia por tus comentarios y seguimiento!
    Besos
    Bea

    ResponderEliminar
  2. TE QUIERO MI KARLITA HERMOSA Y TU REGALAS SONRISAS A TODOS, PORQUE ERES LA SONRISA DE DIOS HECHA MUJER, UN ELOGIO DEL CIELO, MI HERMOSA GUERRERA T QUIERO MUCHOOO Y MÁS..

    ResponderEliminar